Repujado en estaño

Imagen de Eliana C.
Enviado por: Eliana C.

El estaño es un metal plateado, maleable, que no se oxida fácilmente y es resistente a la corrosión, entre los usos que se le da a este material están las manualidades, con el estaño se pueden obtener hermosas figuras repujadas, y eso es lo que vamos a ver hoy, el repujado en estaño.

Las láminas de estaño suelen tener dos caras, el derecho es la parte más brillante y donde quedará reflejado el diseño, y el revés que es la parte mate más oscura.

Las láminas de estaño se adquieren en tiendas de manualidades. Normalmente se venden por metros.

Para poder realizar el repujado se necesitan los siguientes materiales:

Difuminos: una especie de lápices de plástico o papel prensado que se utilizan para hundir por el revés de la lámina de estaño, lo que por la cara serán los relieves, sin dejar ninguna marca.

Buriles: son la herramienta fundamental para realizar el repujado. Hay de diferentes grosores y formas. Los de punta curva también son llamados paletas y se utilizan normalmente para perfilar curvas.

Se utilizan para grabar el diseño de la plantilla a la lámina de estaño, perfilar los contornos interiores de los relieves por el revés de la lámina y asentar los contornos exteriores por la cara.

Cortador, cutter, tijeras y lima de metal: El cortador es un buril de punta muy fina que se utiliza para cortar zonas curvas o hacer calados. Para las rectas se pueden utilizar las tijeras o el cutter y la lima se utiliza para suavizar los contornos del trabajo ya terminado.

Pátina negra, (pintura negra y aguarrás): La pátina se obtiene mezclando esmalte acrílico negro con aguarrás, para hacer la pintura más líquida y facilitar su limpieza con un paño.

Cera virgen y resina: La cera virgen y la resina se utilizan para rellenar los huecos hundidos por el revés del repujado. Se calientan al baño maría y se mezclan para rellenar los huecos cuando la mezcla está líquida. Al enfriarse se solidifica, evitando que los relieves puedan hundirse.

Otros materiales necesarios: superficie dura para repujar por la cara, y otra superficie mullida, como pueden ser varias hojas de periódico o un paño, para trabajar por el revés.

Fibra de vidrio: se utiliza para rayar los fondos que no tienen relieve, evitando que quede una textura lisa.

Mateador: es un punzón metálico con un grabado en la punta que se utiliza para sellar pequeños dibujos en el estaño a base de golpes secos.

Pinceles para aplicar la pátina y un paño para retirarla, alcohol, pegamento, limpiador de metales, papel de aluminio para cubrir el reverso del repujado terminado y barniz, cuyo uso es opcional.

Mañana vamos a ver cómo se aplica la técnica del repujado de estaño, mientras tanto… ¡vayan preparando los materiales!

Artículos recomendados

Comentarios